Pabellón Zero – Fira de Barcelona

Situación Hospitalet de Llobregat (España)
Cliente Fira 2000 S.A.
Superficie 135.400 m²
Año 2021-2027
Estado En construcción
Tipología Establecimientos, Oficinas, Salas de exposiciones, Centros de congresos
Colaborador Toyo Ito & Associates Architects
Visualización b720
Equipo Fermín Vázquez, Peco Mulet, Igor Russo, Eduardo Varas, Sofía García, Néstor Araya, Daniel Finkelstein, Magdalena Ostornol, Aleix González, Eduard Palao, Iban Fúrquez, Carlos Maristany

Ampliación del Recinto de Gran Vía de Fira de Barcelona

El mayor reto de un proyecto de este calibre es congregar un amplio abanico de usos y funciones en un edificio cuyo aspecto sea coherente y unitario, además de integrarse en el contexto urbano inmediato. En el caso del nuevo pabellón Zero de la Fira de Barcelona, la transición desde el volumen vidriado del vestíbulo/ torre al cuerpo opaco del pabellón se hace mediante la extensión de elementos unificadores horizontales y el despliegue de pieles formadas por materiales diáfanos para protección solar y ventilación. Tanto los acabados metálicos de las protecciones solares como el panelado de hormigón son referencias al entorno industrial de la zona, mientras el gran voladizo de la cubierta destaca la apertura del pabellón hacía la ciudad.

La gran superficie vidriada de la fachada noreste replica la transparencia del vestíbulo existente y enfatiza la conexión entre los dos puntos principales de acceso al recinto ferial, junto con la pasarela sobreelevada que cruza la avenida Joan Carlos I. Las formas voluptuosas del atrio principal – capiteles atrompetados y recortes orgánicos en los forjados – se transforman en una arquitectura racional y utilitaria en el edificio del pabellón, dando lugar a una trama estructural regular, indispensable para poder conformar y poder cubrir las dos grandes salas de exposiciones sobrepuestas. El gálibo conjunto de estos dos espacios es suficiente para poder albergar una manzana entera del Ensanche barcelonés.

Encima del edificio de acceso se ubica una gran plaza vegetada separada en dos terrazas, accesibles tanto desde el nivel superior del pabellón como desde la planta inferior de la torre. Además, jardineras corridas en las plantas de las torres y en los laterales del pabellón suavizan la exterior de edificio, acercando al mismo tiempo los espacios verdes a los trabajadores.

La sostenibilidad es omnipresente en este edificio que busca una certificación LEED. Desde paneles fotovoltaicos y aerogeneradores en cubierta hasta pozos para el aprovechamiento de la energía geotérmica y aprovechamiento y tratamiento de aguas pluviales y grises, las decisiones de proyecto se han tomado siempre con la voluntad de conseguir un edificio más eficiente y de reducir el impacto medioambiental.