Proyecto de 800 viviendas en el curso de la Rodovia Marginal de São Paulo, en un emplazamiento sobreelevado caracterizado por disponer, en una parcela de geometria alargada, de una visión privilegiada sobre la ciudad de Sao Paulo coincidente con el trazado de una linea aérea de alta tensión, cuya presencia era una preocupación a minimizar.
Esta contradicción, junto con la necesidad de crear espacios comunes ajardinados de perímetro controlable para la interrelación vecinal, son los principales argumentos que conforman la volumetría propuesta, resuelta mediante una tipología poco habitual en la cultura local (manzanas versus las tradicionales torres exentas), girada respecto a su teórica orientación convencional en la búsqueda del primero de los objetivos descritos.