El proyecto desarrollado se distribuye a lo largo de los dos locales elevando el pavimento al nivel de calle en la práctica totalidad de la superficie. El acceso central se hace contiguo al núcleo de baños y tutoría que se formaliza como una caja dentro del gran espacio a doble altura.
Un gran mueble que forra la pared medianera larga se convierte en contenedor de servicios (picas, ordenadores, pizarras magnéticas, impresoras o fotocopiadoras) además de espacio de almacenaje general.
La fachada se formaliza mediante un gran muro cortina de vidrio con montantes de madera al interior -que dotan de calidez al espacio de la fundación- y de aluminio al exterior -para una mejor durabilidad y mantenimiento-. Sobre este muro cortina encontramos una reja metálica a través de la que se realizará el intercambio forzado de aire con el exterior. Se añade también a la fachada una protección solar a base de lamas de madera.
Existe un acceso secundario que permite el uso prácticamente independiente del almacén de manera que es posible su uso sin interferir con el funcionamiento del resto o el acceso en horario cerrado sin la necesidad de una puesta en marcha general.
El uso que se pretende dar a los espacios del proyecto son los necesarios para desarrollar las tareas propias de una entidad sin ánimo de lucro que ofrece apoyo y acompañamiento a niños, jóvenes y familias en situación de vulnerabilidad para ofrecer oportunidades para mejorar la calidad de vida, acompañándolos y promoviendo que sean protagonistas en este proceso dentro de su territorio.