Frente fluvial Porto Alegre

Situación
Porto Alegre (Brasil)
Cliente
P. Cais Mauá do Brasil
Superficie
110.200 m²
Fecha
2011
Estado
En construcción
Colaborador
Jaime Lerner Arquitetos Associados

Fotos

La transformación del antiguo frente portuario de Porto Alegre (Brasil) persigue tres objetivos principales: restablecer la relación directa y humana entre el río Guaíba y la ciudad, rehabilitar el patrimonio y la memoria colectiva, y crear un nuevo icono urbano.
El trágico episodio de la inundación de la ciudad por la crecida del río Guaíba en 1941 supuso la construcción de un muro de contención de tres metros de altura paralelo a la costa que actualmente todavía separa el río de la ciudad y viceversa. Adicionalmente, la avenida Mauá soporta la importante circunvalación rodada N-S del centro de la ciudad y es recorrida paralelamente, en gran parte, por una línea de ferrocarril. La propuesta responde al reto de aportar soluciones a la barrera física, visual y psicológica del muro, la autovía y el ferrocarril sin deshacerse de ellos.
El proyecto se articula en tres sectores diferenciados:
Zona central o sector almacenes
Se rehabilitan los tinglados construidos en 1920 para dotarlos tanto de uso público como privado. La potente imagen de las cubiertas inclinadas de los tinglados portuarios se repite regularmente a lo largo de más de un kilómetro sobre el muelle formando parte del patrimonio identitario de la ciudad. El proyecto recupera su volumetría original mediante la demolición de las edificaciones añadidas entre tinglados, los cuales se restauran para adecuar su uso como edificios comerciales, administrativos y de equipamiento. El espacio exterior se extiende hacia el río mediante un nuevo diseño del borde por medio de unas plataformas flotantes que alojan actividades diversas al aire libre como la tradicional feria del libro.
Sector Gasómetro
Consiste en la incorporación del llamado edificio Gasómetro –antigua central eléctrica reconvertida en la actualidad en espacio polivalente de carácter cultural público– dentro de un ámbito en el que prevalecerán las actividades comerciales y de ocio. Formalmente, aprovecha la suave topografía existente para conectar la plaza Brigadeiro Sampaio, soterrando parte de la avenida Joao Goulart y conectando la ciudad mediante una zona verde que termina como balcón al río. Sus suaves contornos sugieren el borde actual irregular de la zona, al tiempo que reconstruyen la dársena existente introduciendo el agua prácticamente de forma literal al interior de la zona comercial en un gesto controlado.
Extremo norte o sector docas
El proyecto busca reconvertir los antiguos espacios en desuso en un ámbito de nuevas edificaciones para negocios y ocio. La zona contempla albergar un palacio de congresos, oficinas, locales comerciales y un hotel en forma de varios edificios de gran altura. Formalmente, adopta un lenguaje propio de la configuración angulada de las docas actuales, respondiendo a un estudiado equilibrio entre las orientaciones adecuadas en cuanto a la protección solar y las vistas principales. Las plantas triangulares de estas edificaciones ofrecen una imagen poco convencional, sin recurrir a acciones excéntricas o excesivamente sofisticadas. La imagen resultante acentúa la percepción de las esquinas y la oblicuidad, con la consecuente estilización de los volúmenes.
Con el objetivo de mitigar el actual déficit de estacionamientos y humanizar el entorno, ambos extremos albergarán, además, grandes bolsas de aparcamiento. Asimismo, se convertirán en zonas para peatones las circulaciones a lo largo de más de 2,5 kilómetros del frente y se recuperarán el transporte público y fluvial.

Planos